Trabajo en equipo a gran escala

Planeado durante dos años, pero ejecutado en solo cinco fines de semana, Clifford Chance, el despacho de abogados más grande del mundo movilizó a casi 3.000 empleados para centralizar todas sus oficinas de Londres en un edificio de más de 1 millón de metros cuadrados en Canary Wharf.

La disposición de la oficina permite a los especialistas legales y al personal de apoyo trabajar de manera conjunta, formando equipos por proyectos. Las unidades más altas, se utilizaron para definir las zonas de oficinas, con puertas de persiana que se abren hacia los pasillos, la espalda del armario incorpora rieles para sujetar accesorios, permitiendo implantar pantallas, tableros de anuncios, incluso obras de arte en la parte superior de los puestos fijos de trabajo.

La apariencia también Influyó en la elección del mobiliario elegido, al optar los arquitectos Gensler por muebles en color blanco para mantener la luz y la sensación de espacio abierto del edificio. Los muebles más bajos, con encimeras inclinadas en madera de abedul, combinan con las mesas y aportan espacio para leer, al mismo tiempo que evitan que los documentos queden a la vista.